top of page

MERECER PLACER

Actualizado: 13 jun 2021

Las tres emociones que más nos alejan del placer son: la culpa, el miedo y la vergüenza

Nos desconectamos tanto del cuerpo y de las sensaciones que el camino de vuelta es ir sacando capas como si peláramos una cebolla Podría parecer que todos los condicionamientos y creencias herencia de la religión ya pasaron pero no es así, aún están en nuestros cuerpos y bien presentes. De hecho, el miedo y la culpa, vuelven a estar de triste actualidad...


Pero, para mi, las creencias siguen siendo el gran obstáculo y, el más enorme, creer que la solución es hacer lo contrario de lo que nos enseñaron cuando la respuesta está en cuestionarlo todo porque no hay una verdad absoluta, todas somos diferentes, sentimos, pensamos y percibimos diferente.


Así, lo que es una verdad para mí, no lo es para ti y para tu cuerpo.

Sí, todos los cuerpos femeninos tienen unas características y una forma básica y esencial de funcionar, pero todo lo demás (que es muchísimo) es único en cada una de nosotras. En el viejo paradigma, si una mujer reconocía que se masturbaba era considerada casi una perturbada;

ahora, si no te masturbas, parece que necesitas terapia y si no tienes un succionador de clítoris eres la excepción. Parece que hemos evolucionado pero estamos igual de desconectadas; porque, no solo hay que remover memorias de miedos, vergüenzas y culpas de nuestra sexualidad ; también necesitamos volver al cuerpo con la conciencia que, al hacernos adultas, en esta forma que tenemos de vivir tan mental y ahora, encima, tan lejos de la naturaleza, nuestro cuerpo se convierte en un completo desconocido


Así ha sido durante siglos y generaciones Entonces ahora, tenemos la misión de reconocerlo sin ninguno de estos condicionamientos ni creencias ni ideas predeterminadas (ni religiosas ni modernas) para acercarnos a él con humildad, con curiosidad, con suavidad, con amor y sin ninguna prisa

Yo no me he masturbado nunca, o al menos no como se entiende o se supone, y no lo he hecho porque no me apetece. Mi placer llega por otras vías y a través de otros inputs, otros tipos de sensaciones, situaciones, vibraciones... Muchas mujeres y hombres se extrañan cuando lo comento, por eso hoy lo explico un poco. Después de años de profundizar en el universo del cuerpo y, por lo tanto, la sexualidad femenina, cada vez estoy más convencida que el placer (especialmente en el cuerpo de la mujer) no se limita a los genitales Lo creo por muchas razones pero hay una que no deja lugar a duda y es que si nuestro cuerpo puede eyacular sin tocarnos me parece que está todo dicho... ¿Y todo esto, qué tiene que ver con el merecimiento? Pues que la culpa, el miedo y la vergüenza (vengan de donde vengan, de la religión o de la medicina, da igual) nos alejan del placer y del merecimiento Si sentimos que no lo hacemos todo suficientemente bien, que no trabajamos suficiente, que no somos suficiente buenas madres, ni buenas hijas, ni buenas amantes entonces no merecemos gozar "aún"... Si te sientes culpable disfrutando porque otros están mal o porque no estás haciendo lo que dicen que es "lo correcto" o "lo respetuoso" entonces no puedes disfrutar plenamente Y, por último, el miedo. Si tienes memorias de dolor en tu sexualidad, si sientes miedo por cualquier cosa (de quedarte embarazada, de estar enferma,...) es imposible abrirte al placer


La pregunta es, ¿tú qué crees que mereces?

Tu, ¿Quién crees que eres?

¿Qué crees que vales?

¿Qué valor te das? El desmerecimiento, a la vez que no nos permite gozar con plenitud es también la causa de aguantar relaciones "amorosas" irrespetuosas, insanas y tóxicas, trabajos que nos llenas ni nos aportan nada, amistades que no son amistades y así con todo...


Cuando por naturaleza somos seres creados con muchos sentidos que estimulan nuestro placer y cuando hay partes de nuestro cuerpo diseñadas exclusivamente para sentir placer pero hace falta volver a él para amarlo, cuidarlo y reconocerlo. El placer no está a fuera, no hay que buscarlo. Solo hay que darle tiempo y espacio al cuerpo para que recuerde Merecemos sentir placer, vivir con gozo y disfrute. El placer es nuestro derecho de nacimiento

"MERECER PLACER" es una meditación para conectar con el cuerpo, con nuestra naturaleza


Una práctica para pasar del inconsciente al consciente todas las memorias que hay en el cuerpo, el corazón y la mente de culpa, vergüenza y miedo


A través del cuerpo, la música y el movimiento crearemos el ambiente adecuado para que el cuerpo recuerde qué le da placer, como es sentir, actuar, pensar y vivir con placer

Cada día es un buen día para poner luz en la oscuridad y más en nuestra sexualidad, una de nuestras partes más desconocidas y misteriosas.


Pero, si un día es ideal para iluminar lo que aún no podemos ver, ese día es la Luna Llena y ésta que nos viene es en Escorpio, el signo de la profundidad, la oscuridad, la sexualidad


La Meditación- ritual para esta luna llena está inspirada en Ixchel, la Diosa maya de la Luna.


La Diosa de la creación y la destrucción, que rige los ciclos de siembra en la Tierra, el movimiento de las aguas más profundas, el ritmo de subida y bajada de las mareas


Una meditación para recuperar el movimiento natural del útero sano, el movimiento que produce las ondas expansivas de placer del cuerpo femenino.


Encontraréis la meditación "MERECER PLACER" en el espacio AGUA de ORGÁNICA.


Deseo que os sea útil y que la disfrutéis


611 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

コメント


bottom of page